jueves, 10 de noviembre de 2016

Queda oficialmente inaugurada la temporada de invierno en el Leizarán

El invierno pasado tuvimos que esperar a Febrero para poder empezar a remar en casa, pero este año, estamos a comienzos de Noviembre y ya me he pasado por el Leizarán un par de veces. Pinta bien el asunto,

Me cuesta, y mucho, quedarme en casa en invierno mientras la gran mayoría de mis amigos kayakeros se escapan de aquí para seguir disfrutando de lo que más nos gusta. Todo Sudamérica, Nueva Zelanda, Nepal, India, Uganda, Zambia, Zimbabue... reciben ahora a una gran comunidad de kayakistas nómadas, que huye del frío y la nieve en busca de un clima más cómodo en el que seguir remando. Mientras, algunos nos quedamos aquí, siguiéndoles al otro lado de la pantalla.

Por eso para los que no tenemos la suerte de escaparnos es tan importante que llueva y poder desahogarnos. Es verdad que por suerte nosotros vivimos en uno de los pocos sitios en todo Europa en el que se puede seguir disfrutando del kayak en invierno. Toda la Cordillera Cantábrica, el Prepirineo, la Sierra de Gredos, Galicia o incluso Euskadi son lugares en los que si llueve hay buenos y potentes ríos para remar, pero eso, es importante que llueva.

Por eso cruzo los dedos para que lo que han predicho sea verdad y que este año, por fin, disfrutemos de un invierno lluvioso, y no tenga que conformarme con ver vídeos de lo que hacen los amigos en sus viajes mientras me muerdo las uñas en casa esperando a que llegue la primavera. 
El clima es cada día menos predecible y puede que en dos semanas estemos saliendo de nuevo en chancletas a la calle. Y parece que esto irá a más ahora que el "aclamado" líder americano de cuyo nombre no quiero acordarme dice que esto del cambio climático es una chorrada inventada por los chinos... ¡Por los chinos! (vaya tela, vaya tela). 

Pues eso, a vivir que son dos días.

Con Harri Sola, estrenando la temporada

domingo, 18 de septiembre de 2016

¡Misión Groenlandia cumplida!

Hace ya tres días que dimos por terminada nuestra expedición en Groenlandia.


Ha sido un mes intenso en el que entre lo más destacado, hemos podido hacer el primer descenso del río Kurssuaq (río Grande en Inuit). Este es un río que nace en el Campo de Hielo y muere en un fiordo del océano ártico. En sus 100km de longitud fluye frente a enormes glaciares y surca profundos y escarpados cañones en los que el río baja con un gran caudal, creando enormes e imponentes rápidos.

Ha sido una dura exploración, debido a la falta de información de la zona, lo alejado del lugar y lo complicado que resulta llegar allí, pero al final todo ha resultado bien y regresamos a casa con la sensación del trabajo bien hecho y sintiéndonos unos privilegiados por haber podido disfrutar de este río.

Aquí os dejo un pequeño vídeo que da idea de lo que ha sido este descenso:



Ahora seguimos en Nuuk, aprovechando para descansar y disfrutando de los últimos días en este hermoso lugar. No vamos a engañaros, también tenemos algo de ganas de regresar y ver que la temperatura sube de los 3 grados... jeje

Para saber más sobre esta expedición no dudéis en visitar: www.misiongroenlandia.com

sábado, 20 de agosto de 2016

Misión Groenlandia

Hace ya unos meses que escribí por última vez en el blog. No por no haber hecho nada en este tiempo, más por el ajetreo que he tenido.

Estos últimos hemos estado preparando un nuevo proyecto que mañana, por fin, va a dar comienzo.

Estamos en Groenlandia. Junto con Fermín Pérez, Edu Sola y Aitor Goikoetxea  pretendemos explorar unos valles de la zona cercana a Nuuk (capital de Groenlandia) que al parecer permanecen aun inexplorados y descender los ríos que los surcan.

Es un proyecto muy ambicioso, que ha sido muy complicado de planificar. Ahora, gracias a mucho trabajo, y mucha gente y muchas empresas que nos han ayudado, lo que hace no demasiado era un sueño, es por fin una realidad.

Mañana comenzaremos con la exploración del primer río. Pasaremos un mes de exploración, yendo directamente de un río a otro.

Para hacer un seguimiento de nuestro proyecto hemos montado un blog en el que tratamos todos los detalles de la aventura directamente y también una página de facebook.

Podéis seguirlos aquí directamente:
  - www.misiongroenlandia.com/
  - www.facebook.com/misiongroenlandia/






jueves, 26 de mayo de 2016

River Guru Extreme Race. Un evento de los que crean afición

El pasado fin de semana se celebró una de las competiciones que con más ilusión espero cada año, la River Guru Extreme Race. Muchos pueden pensar que digo esto porque es la carrera de casa o porque los organizadores son amigos míos. Nada de eso. Lo digo porque creo que es, sin duda alguna, una de las más espectaculares y exigentes carreras del circuito europeo.

Año tras año, y ya va por la sexta edición, los organizadores nos preparan un circuito de unas exigencias técnicas que pocas carreras del circuito internacional suelen tener, y este año no ha sido menos. El río Ara, bajo el Parque Nacional de Ordesa, es una de las joyas del Pirineo, para mí está en el top3 de los ríos de la cordillera, y para esta edición la organización había decidido incluir para la final su rápido más impresionante, la «rampa grande» de Bujaruelo. Toda una apuesta por la espectacularidad y el riesgo que, en mi opinión, toda carrera extrema ha de tener.
la Rampa Grande de Bujaruelo
A medida que se acercaba la fecha íbamos viendo que el caudal era demasiado alto para poder competir en las rampas, las contras desaparecían y la seguridad se hacía casi imposible de llevar a cabo. Era el primer escollo para la organización, pero tenían un plan B, un plan B que no defraudó.

Con estos caudales elevados el tramo de la Pasarela y la Chicane del Ara se ponen bien interesantes, y como ya se ha hecho en otras ocasiones, se decidió trasladar allí la prueba.

Cierto es que no se apunta mucha gente a esta carrera, la gente tiene miedo, los rápidos impresionan y no es fácil competir encadenando unos rápidos que el solo bajarlo ya asusta a la mayoría de la gente. Solo éramos 35 personas en la línea de salida, pero casi todos los kayakistas de mayor nivel del Pirineo estábamos allí, solo faltaban Gerd, Aniol y Aleix, unas bajas importantes, pero los demás estábamos todos, que no éramos pocos.

La carrera trataba de dos mangas clasificatorias y una final. Todo en el mismo tramo. Yo la verdad es que lo disfruté mucho. El pique que estoy teniendo con Eric durante todas las carreras me está dando un plus de motivación y la verdad que esta temporada estoy disfrutando más que nunca, exigiéndome mucho más e intentando pulir todas las líneas para intentar ser lo más rápido posible. En esta ocasión yo gané la clasificatoria con Eric segundo, pero en la final él fue más rápido que yo... Tendré que entrenar más.
La chicane, último rápido de la carrera
Como ya he dicho, lo que hace que esta carrera sea diferente es su dificultad. Es muy difícil quedarse agusto con una manga. Son casi dos minutos y medio de bajada, con rápidos complicados en los que es casi imposible no cometer fallos.
Prueba de ello es que durante la carrera más de diez kayakistas salieron nadando y no pudieron terminar la prueba, y otros ni siquiera tomaron la salida tras haber hecho una bajada de reconocimiento. Ahí queda eso.

En algún otro sitio hubieran cancelado la prueba o la hubieran trasladado a un tramo más sencillo, para que más gente pudiera competir. Aquí no, aquí prima el carácter y el espectáculo, y no la cantidad de inscritos. Eso sí, colocando seguridad en todos los sitios, por si acaso...
 
Pero son pruebas así las que necesitamos. Esto está haciendo que nos exijamos más y que el nivel esté creciendo. Cada vez hay más kayakistas a nivel nacional que se sienten cómodos en este tipo de ríos, que disfrutan de estas pruebas y eso se demuestra cuando salimos fuera. El que este año se haya visto flojo, el que no haya podido terminar la prueba, o el que ni siquiera se ha atrevido a bajar ya tiene un buen aliciente para entrenar para el año que viene.

Me encantó ver la lucha a muerte que hubo en la final por entrar en el pódium, se ve que los jóvenes vienen pisando más fuerte que nunca y que el nivel está asegurado (Paulo, Ian, Edu, Carreto, Mariano... son gente que promete dar mucha caña pronto). Por eso es necesario tener pruebas de este tipo en casa, donde podamos remar todos juntos, donde picarnos y donde podamos aprender los unos de los otros.

Lo bueno es el carácter de la prueba, el ambiente, donde lo importante no es si se gana o se pierde, sino el pique, el exigirse, darlo todo y disfrutar con ello. Una gran excusa para juntarnos todos, remar juntos y dar un buen espectáculo. Es una de esas pruebas que crean afición.
 
Quiero felicitar, por tanto, a los organizadores, voluntarios y colaboradores que año tras año hacen un enorme esfuerzo por sacar el evento adelante. No solo la carrera, sino los clinics, la cena, las proyecciones, los sorteos de material, la prueba mass start para todos los públicos, test de material... una prueba inclusiva donde hay hueco para todos los que disfrutamos con este deporte.

Gracias, y el año que viene más y mejor.

Yo por mi parte me despido por un tiempo de las carreras, hasta la Sickline. Han sido unas intensas semanas con la Pyrenees Buddies Race, el Outdoormix y la River Guru. Ahora tenemos una potente expedición para el verano (que ya os explicaré cuando hayamos cerrados todos los flecos) y toca entrenar duro y remar por placer.

¡Hasta pronto!